Miércoles 12 de Junio de 2024

Hoy es Miércoles 12 de Junio de 2024 y son las 16:12 -

OPINIÓN

19 de diciembre de 2023

Las políticas públicas del Estado neoliberal, ¿Pueden ser consideradas como violencia primaria sobre el pueblo?

“¡Ay de los que planean la iniquidad, los que traman el mal en sus camas! Al clarear la mañana lo ejecutan, porque está en el poder de sus manos. Codician campos y se apoderan de {ellos}, casas, y {las} toman. Roban al dueño y a su casa, al hombre y a su heredad”. Miqueas 2:1-2

“Rescatará su vida de la opresión y de la violencia, y su sangre será preciosa ante sus ojos”. Salmos 72:14

 

 

 

"Sabemos que tenemos enemigos que han comenzado a mostrar sus uñas". "Nosotros no defendemos ni defenderemos jamás otra causa que no sea la causa del Pueblo". J.D. Perón.

 

 

 

Las políticas públicas del Estado neoliberal del gobierno argentino actual ¿Pueden ser consideradas como violencia primaria sobre el pueblo?  Y con ello, entre otros, se desencadenan debates y reflexiones sobre la temática “violencia política”. En verdad desencadena muchos interrogantes.

 

 

 

¿QUÉ SE ENTIENDE POR VIOLENCIA O AGRESIÓN POLÍTICA?

 

Agustín Martínez Pacheco en su artículo “Significados y aproximaciones teóricas sobre el tema de la violencia. La violencia. Conceptualización y elementos para su estudio”, expresa que “Uno de los problemas principales del estudio de la violencia es la falta de una definición precisa que dé cuenta de la multiplicidad de formas en las que ésta se presenta o, cuando menos, señale sus características más importantes y comunes. Además, otra dificultad en su estudio es precisamente esa multiplicidad, por lo que muchas veces se prefiere hablar de las violencias y no de la violencia en singular”. (https://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0188-77422016000200007&lng=es&nrm=iso&tlng=es)

 

En efecto, existen muchas y variadas conceptualizaciones sobre el significado de “violencia” y también agreguemos el término “agresión” política.

 

Entonces, según nuestro criterio, a estas alturas, ya estamos en condiciones de ser más precisos y concretos: ¿Constituyen violencia o agresión política las medidas neoliberales que adoptan los gobiernos y que impactan negativamente sobre la calidad de vida del pueblo?

 

He aquí el meollo de nuestras reflexiones e invitación a discutir, estimado/a lector/a.

 

¿Cómo puede defenderse o amainar el pueblo los efectos de las políticas neoliberales de ajuste sobre ajuste y devaluación monetaria?

 

Y finalmente: ¿Esas políticas neoliberales que recaen sobre las espaldas del pueblo, constituyen violencia y agresión política?

 

Sin embargo, surge un interrogante inquietante y conmovedor: ¿No se acercan o asimilan-más allá de la abismal distancia-por sus resultados nefastos de empobrecimiento y carestía de medicamentos, falta de trabajo, de vivienda, etc., es decir, desde el daño social que producen las políticas de ajuste sobre ajuste, a alguna especie o modalidad de terrorismo de Estado?

 

¿No es una especie o modalidad de tortura de acción continuada el hecho de que el salario de un maestro, de un empleado, de un trabajador, no le alcance para llevar una vida digna, de no poder alimentar correctamente a sus hijos? Cercados para desfallecer por inanición.

 

Se alude desde el gobierno un sinnúmero de razones de tipo económico-financiero, por cierto, economía ortodoxa, neoliberal, que entrelaza la necesidad de bajar el déficit fiscal, pagar la Deuda externa, reordenar la estructura del Estado, reducir el gasto social, etc., etc., etc. Ninguna de estas razones es de tal peso que autorice a producir tanto sufrimiento social.

 

Pero, a decir la verdad, el que paga los platos rotos del festín de los poderosos es el pueblo.

 

Muchas expresiones políticas-partidarias, organizaciones gremiales, movimientos sociales y muchos más, ya se pronunciaron en términos de rechazo sobre las políticas de ajuste y reorganización de los Ministerios del Estado nacional, algunos gobernadores de provincias se muestran muy preocupados y contrariados por la contención presupuestaria.

 

Como se desarrollará en su orientación y organización  este proceso abierto de descontento social es por ahora incierto en su desenvolvimiento ulterior como efectiva respuesta de rechazo al accionar político de ajuste sobre ajuste sobre el pueblo, incrementando su infortunio desde hace décadas.

 

Una vez más: ¡Cooperativismo o barbarie!

 

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!



COMPARTIR:

Comentarios