Martes 23 de Abril de 2024

Hoy es Martes 23 de Abril de 2024 y son las 20:53 -

OPINIÓN

8 de febrero de 2024

Ahora… La construcción del poder político cooperativo tiene una base sustancial

.

Por José Yorg, el cooperario.

 

…“el sentido profundo es que los Pioneros de Rochdale  tenían, como Owen la ambición de transformar el mundo por la cooperación”. Paul Lambert.

 

“Existen cooperadores, vergonzantes algunos, que son renuentes a esta idea; pero difícilmente se podrá impulsar en grande al cooperativismo”… “que no podrá avanzar políticamente mientras no sea identificado por el pueblo como vehículo de liberación nacional”. Carlos Mario Londoño.

¿Cuáles son las condiciones para que se  produzcan cambios en las creencias y concepciones arraigadas pero perimidas de la “neutralidad política” del cooperativismo? ¿Cuáles son los factores que limitan, impiden, o favorecen los cambios necesarios de concepciones?

Son interrogantes para el debate. Nosotros arrimamos nuestros aportes. Naturalmente, no esperamos su pronta aceptación e incorporación en el movimiento cooperativo organizado, sabemos de la reticencia, de la burocracia y de la resistencia al cambio transformador, de las actitudes que todo lo frenan. Sin embargo, como dijo el sabio,  “se mueve”, el cambio es perenne. El cambio conceptual  sobre lo político es muy necesario

Una circunstancia que viene a consolidar la Corriente cooperativa de construcción del poder político, es, sin dudas, la publicación de nuestro artículo “La política y la construcción del Poder Político Cooperativo como factor de incidencia y competitividad”.

Dicha publicación la realizó la Asociación Internacional de Derecho Cooperativo (AIDC) de la Facultad de Derecho de Universidad de Deusto Bilbao-España, lo que constituye-según nuestro juicio- aportes rupturistas para el adelanto doctrinal  político del cooperativismo.

Por lo tanto, esta corriente de pensamiento expresada en artículos y conferencias y luego centralizada en el constructo denominado “Foro del poder político cooperativo Latinoamericano” con muchas actividades. Ahora, la construcción del poder político cooperativo tiene una sustancial  base conceptual y procedimental para la construcción del poder político cooperativo Latinoamericano con la publicación desde la AIDC. (https://baidc.revistas.deusto.es/article/view/2816/3600)

Tenemos la más firme convicción de que ahora tenemos un camino expedito a recorrer y ese camino hoy está más claro y orientado certeramente.

Etapa de transición hacia un cooperativismo con firmes propósitos políticos.

Entonces, entramos de lleno en una etapa de transición hacia un cooperativismo con firmes propósitos políticos, de avance, sobre la base de los resultados de nuestros trabajos e investigaciones cuyos hallazgos confirman nuestra tesis sobre la aspiración del poder político cooperativo desde los inicios fundacionales de los Probos Pioneros de Rochdale en el año de 1844 pero que luego abandonaron esa postura.

Sin falsas modestias afirmamos que nuestros aportes teóricos conceptuales y procedimentales significan ruptura, quiebre, con el cooperativismo meramente economicista pues recuperamos y valoramos la presencia política en el cooperativismo, ello implica el adelanto doctrinal político del cooperativismo sobre bases históricas y filosóficas.

 Construir del poder cooperativo.

Claramente la construcción del poder político cooperativo es una cuestión seria y constituye sobradamente un desafío enorme. Este desafío parte de una necesidad real que nos arroja a la cara todos los días el modelo capitalista financiero que genera creciente pobreza e infortunio en los pueblos Latinoamericanos, por tanto, nuestra filosofía es situada, es una filosofía que reflexiona situada en esa realidad. Y no estamos conformes con lo que se constata: Infortunio de los pueblos.

Así se desarrolló la filosofía situada de los Pioneros de Rochdale al observar que el capitalismo industrial era agresivo con los trabajadores y campesinos ingleses. Y tomaron una decisión política cooperativa: Construir un nuevo y mejor mundo por intermedio de la herramienta empresarial cooperativa.

Esta postura reformadora que busca recuperar el eje político cooperativo implica en los hechos concretos la superación de la fractura entre lo socio-económico y lo político en el movimiento cooperativo organizado para construir el poder político cooperativo Latinoamericano.

 

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!



COMPARTIR:

Comentarios