Miércoles 17 de Julio de 2024

Hoy es Miércoles 17 de Julio de 2024 y son las 10:07 -

OPINIÓN

17 de marzo de 2023

OPINION DEL LECTOR: La voz de reproche de los que buscaron un mundo mejor en la década de 1970.

.

Entre el 20 y el 24 de marzo 2023 tendrá lugar en Argentina el III Foro Mundial de Derechos Humanos. Se llevará a cabo en distintas sedes de la ciudad de Buenos Aires: Espacio Memoria y Derechos Humanos (la ex ESMA), el CCK y la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UBA. Entre los invitados a participar está Adolfo Pérez Esquivel .  

Por José Yorg, el cooperario.

“La clase trabajadora puede ser perjudicada, degradada u oprimida de tres maneras: descuidándolos en la infancia, cuando se los sobre carga de trabajo o cuando se les paga bajos salarios por su trabajo”. Robert Owen

“En mi calidad de empleador y director (..) hice todo lo que pude para aliviar los males de mis empleados; y sin embargo, a pesar de todo lo que hice, con nuestro sistema totalmente irracional de creación de riqueza, de formación del carácter y de organización de todas las actividades humanas, sólo pude aliviar un poco la miseria de su estado”. Robert Owen

 “Tenemos que comenzar a repensar las sociedades que tenemos. Y una de las cosas que creo que es urgente es comenzar a pensar en un nuevo contrato social”. Adolfo Pérez Esquivel

En estos tiempos turbulentos en que el mundo sigue buscando su derrotero de establecer una relación amigable entre lo humano y la naturaleza, búsqueda de justicia social, sin embargo, y pese a los extraordinarios avances científico-técnico que se  ha logrado, no es posible vivir en un mundo cooperativo.

El cooperativismo buscó la reforma social y fue éste su postulado mayor, tal reforma social se daría por medio del desarrollo económico cooperativo y en tanto es así, promueve la educación cooperativa. Sin embargo, en este noble propósito encuentra enormes dificultades desde diversos sectores del poder fáctico.

Hasta ahora, en Argentina, el único gobierno que realmente comprendió la importancia de las cooperativas para encarar una bella transformación de justicia social, independencia económica y soberanía política, fue el gobierno de Perón (1946-1955) quien otorgó categoría estratégica a la educación cooperativa escolar y consecuentemente, la cooperativización de la producción y la economía.

Esta mención, de un hecho incontrastable de la historia argentina, que fluyó en toda Latinoamérica, no es un mero hecho, es una demostración palpable de que es viable transformar amigablemente la sociedad hacia un estadio superior de convivencia.

Sin embargo, el golpe de Estado perpetrado contra aquel gobierno (1955) frustró ese proyecto nacional, industrialista y popular que incluía al cooperativismo, e inició el desguace socio-económico argentino y que pese a la recuperación de la mentada democracia no se desarma el Estado neoliberal por los gobiernos denominados progresistas.

Así, la democracia está seriamente cuestionada. Pero, ¿De qué democracia hablamos?

La democracia representativa o sustitutiva o democracia de guaú, no solucionan los graves problemas que claman millones y millones de seres humanos.

Allí, precisamente allí, se alzan voces autorizadas, voces imprescindibles, voces que despiertan la conciencia adormilada, voces de reproche de aquellos/as que buscaron un mundo mejor en la década de 1970 dando todo de sí, su vida, su libertad, su cuerpo desgarrado cual Cristo.

Allí están sonando entonces las expresiones de Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz (1980) gran referente moral de la Argentina, actor social y religioso a través de la organización latinoamericana que fundó, Servicio Paz y Justicia. Activa  proyectos de ayuda a los pobres y a los pueblos originarios de su país, que sufren las peores condiciones de vida. (https://www.opinion22.com.ar/nota.php?notaId=24252)

 “Después de tantos años de lucha, no sólo en Argentina, en América Latina, le digo que no hemos luchado para esto. Luchamos por una sociedad libre, más justa, una democracia participativa. No para gobiernos autoritarios donde aumente la pobreza, la marginalidad y la falta de respeto al derecho de las personas y de los pueblos. Hemos arriesgado nuestras vidas, nuestras familias, hemos pasado por las cárceles y las torturas y no fue para llegar a una situación de mediocridad como la que tenemos”.

Más vale que prestemos atención y que nos lleve a reflexiones y acciones mejores de las que hoy realizamos.

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!



COMPARTIR:

Comentarios