Sábado 18 de Mayo de 2024

Hoy es Sábado 18 de Mayo de 2024 y son las 16:51 -

MUNDO

24 de febrero de 2023

Un joven se durmió una siesta de 40 minutos y se despertó ciego

Un joven de 21 años tomó una siesta de 40 minutos, pero cuando despertó su vida cambió por completo. El chico se había dormido con los lentes de contacto puestos y esto le provocó una terrible infección, que le hizo perder la visión de su ojo derecho.

Mike Krumholz compartió en sus redes sociales su caso con la intención de “salvar a otros de esta horrible infección”. Según explicó, cuando despertó de la siesta tenía su ojo derecho todo rojo, por lo que creyó que se trataba de una conjuntivitis. “Encontraron en mi ojo el virus del herpes -o eso pensaron -. Me trataron durante un mes entero por el virus. Me cansé de escuchar ‘este es solo un virus muy terco, pero se irá’”, contó mientras mostraba como fue empeorando su ojo con el paso del tiempo. Después de pasar varios días en tratamiento por el supuesto virus del herpes que se había apoderado de su visión, los médicos le confirmaron que en realidad se trataba de una queratitis por Acanthamoeba, la cual es una “infección rara, pero grave del ojo que puede provocar una discapacidad visual permanente o ceguera”. Este cuadro es producido por la ameba denominada Acanthamoeba, según informan los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. Su caso se hizo viral en las redes, por lo que el joven aprovechó la oportunidad y en diálogo con el diario Daily Star, dijo: “Estoy tratando de hacer correr la voz de que hay problemas con eso. No está bien ahora”. A raíz de lo que le pasó busca concientizar a todos aquellos que usen lentes de contacto que no se duerman con ellos puestos y presten más atención a los cuidados de higiene.
  En ese marco, Krumholz confesó que solía dormirse seguido con los lentes puestos, lo que produce varias enfermedades y complicaciones en la visión. Desde diciembre del año pasado tiene que estar en su casa con poca luz para no generar más molestia en el ojo.

De acuerdo a su actual estado de salud, explicó que los médicos le dijeron que debido a que el parásito se comió gran parte de la córnea, es como si no tuviera pupila, por lo que no podrá recuperar la visión. Aunque, no todo está perdido para Mike, ya que le ofrecieron un trasplante de córnea para que pueda ir recuperando la visión y atenuando el dolor.

El joven destaca que su experiencia sirvió para que mucha gente tome conciencia sobre cómo cuidar su visión. “Hay muchas personas que usan lentes de contacto que me dijeron ‘me acabo de dormir con mis lentes de contacto, ¿debería ir al médico?’. Sigamos corriendo la voz para salvar a otros de esta horrible infección”, confesó Krumholz. 

 


COMPARTIR:

Comentarios