Viernes 21 de Junio de 2024

Hoy es Viernes 21 de Junio de 2024 y son las 02:16 -

SOCIEDAD

20 de diciembre de 2023

Hallaron $ 150 millones en cocaína en el departamento de un ex juez cordobés

Acaso el escondrijo en un lúgubre y recóndito tugurio o en un precario barrio de casas bajas hubierse sido la clásica postal. Contra toda lógica, una presunta organización narco montó un “aguantadero” con más de 150 millones de pesos en cocaína en el lujoso departamento propiedad de un exjuez federal de Córdoba, sin que él lo supiera.

Los supuestos integrantes de una banda que habrían trasladado un cargamento de cocaína –valuada en 150 mil dólares o más de 150 millones de pesos al dólar blue– eligieron el departamento H, en el piso 22, de la Torre I, de Cardinales Nuevo Suquía, ubicado a pocas cuadras del centro de la Capital, cruzando el río Suquía.

Las tres torres de color marfil, emplazadas en Ibarbálz 752, se destacan por su altura, luminosidad y modernidad desde diversos ángulos de la ciudad de Córdoba. Cuentan con numerosas amenities, entre ellas, caja fuerte, y hasta una amplia visual a las sierras. Entre otros, son propietarios dos diputados nacionales, varios ingenieros, un famoso futbolista, empresarios y profesionales.

Lejos de subrepticios lugares poco sofisticados, el costoso departamento fue el lugar escogido como “aguantadero” narco, indicaron fuentes judiciales.

La propiedad del ex juez federal de San Francisco Mario Eugenio Garzón (jubilado) había sido alquilada de forma temporaria a varios inquilinos. Un búnker delictivo muy conveniente para desviar cualquier sospecha de narcotráfico.

Los investigadores de Tribunales Federales se sorprendieron al conocer que Garzón era el dueño. El ex magistrado se presentó espontáneamente en la Fiscalía Federal Nº 3 de Córdoba capital. Le tomaron testimonio y quedó excluido de cualquier sospecha.

En un desprendimiento de otra causa, el fiscal federal N° 3, Maximiliano Hairabedian, puso la lupa sobre el funcionamiento de una estructura que habría planificado, coordinado y organizado el transporte, la distribución y comercialización ilegal de estupefacientes en las ciudades de Córdoba, Villa Carlos Paz, La Calera y otras aledañas.

Su par, el fiscal ad hoc Gonzalo Andrés Gil, de la misma Fiscalía N° 3, imputó recientemente a 10 sospechosos que habrían tenido diversos roles.

Como es habitual en las organizaciones dedicadas al narcotráfico, el liderazgo es de corte verticalista. Entre agosto de 2021 y el 25 de noviembre último, los hermanos cordobeses Roque Mauricio González y Miguel Ángel González en presunta complicidad con Héctor Daniel “Mono” López habrían tramado el tráfico y “bajada” de la droga desde Salta para su posterior distribución y venta en Capital y el interior provincial.

El triunvirato habría adquirido drogas en Salta a Juan Alberto Ruiz Díaz, su hermano Fabio Miguel Ruiz Díaz, María Luz del Huerto Arévalo Luna y su novio, José María Gaona, un exgendarme, actualmente detenido por narcotráfico. Tanto Arévalo como su pareja también habrían sido proveedores de estupefacientes de Salta.

Luego, los Ruiz Díaz habrían planificado el transporte y el almacenamiento de los estupefacientes valiéndose también de Matías Leonardo Baldiviezo. Por orden de ellos, habría trasladado 15,4 kilos de cocaína desde Salta a la ciudad de Córdoba para esconderla provisoriamente en el departamento de Cardinales Nuevo Suquía. El arrendamiento se realizó mediante la web Rent a Flat.

De acuerdo con el plan, el cargamento luego –y finalmente– debía entregarlo a la banda de López y los hermanos González, presumiblemente en la casa de Miguel Ángel, en La Calera, o en otro sitio convenido.

Para evitar cualquier contratiempo, Baldiviezo habría viajado desde Salta “custodiado” por Héctor Eduardo González, quien habría fungido como “puntero” en otro vehículo.

El objetivo siempre es alertar posibles controles policiales y redireccionar, eventualmente, la droga hacia otras rutas o caminos.

Para que la “bajada” de la cocaína no despertara suspicacias y aseguraran la llegada, los hermanos González y “Mono” López se habrían valido de la colaboración de Carlos Alberto “Charly” Herrera. Éste habría hecho acondicionar los vehículos en un taller de barrio Yapeyú, en esta Capital, para adaptarlos y camuflar así la droga que luego partiría desde el norte a Córdoba.

La tarde del 25 de noviembre pasado, Baldiviezo habría transportado en Volkswagen Amarok los 15,4 kilos de cocaína desde un lugar no identificado en Salta hasta cercanías del ingreso al complejo de torres próximas al Suquía.

Los “ladrillos” estaban envueltos en un papel film y de aluminio, con una cinta engomada de color amarrillo, y guardados en una caja con la inscripción “Saladix”.

Munido del millonario cargamento, Baldiviezo habría entregado la caja a los Ruiz Díaz, que aguardaban su llegada a diez metros de la entrada a las torres. Los hermanos subieron a la Amarok de Baldiviezo y, tras aguardar unos instantes, bajaron con la caja de cartón y una bolsa de papel. Rápidamente ingresaron a la cochera del complejo.

Por la noche, el juez federal Nº 1, el subrogante Alejandro Sánchez Freytes, allanó el departamento (entre una decena de operativos ordenados entre Salta y Córdoba) y secuestró la droga. Tras el registro de ese y otros domicilios se secuestraron 18 vehículos (entre camionetas, autos de alta gama y motos), teléfonos celulares, soportes magnéticos y documentación. /La Voz



COMPARTIR:

Comentarios