Lunes 20 de Mayo de 2024

Hoy es Lunes 20 de Mayo de 2024 y son las 05:56 -

MUNDO

5 de agosto de 2023

Violencia policial en Brasil: 50 muertos en una semana

Naciones Unidas denunció hoy que la violencia policial en Brasil provocó "una de las semanas más sangrientas en muchos años" con los casi 50 muertos registrados durante diversos operativos contra el narcotráfico y el crimen organizado.

"Estamos profundamente consternados por el alto número de muertes ocurridas la semana pasada en Brasil, donde al menos 45 personas murieron en diferentes partes del país durante operaciones policiales supuestamente destinadas a combatir el narcotráfico y el crimen organizado", expresó la vocera de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, Marta Hurtado.

"Estas cifras la convierten en una de las semanas más sangrientas en muchos años", lamentó Hurtado en un comunicado.

La vocera señaló que estas muertes "siguen a otros casos de violencia policial y presuntas ejecuciones extrajudiciales denunciadas en los últimos años en circunstancias que nunca se han esclarecido por completo y donde los responsables no han rendido cuentas", según recogió la agencia de noticias Europa Press.

"En los últimos años, el total de muertes en operaciones policiales en Brasil ha disminuido hasta cierto punto, pero las muertes de brasileños afrodescendientes a manos de la policía han aumentado; la brecha ya existente está creciendo aún más", lamentó.

Desde el viernes pasado, al menos 44 personas murieron en Río de Janeiro, San Pablo y Bahía.

Las incursiones policiales, habituales en barriadas populares de Brasil, se multiplicaron en la última semana, comandadas por la Policía Militar que depende de los Gobiernos de los estados.

En Río, nueve personas murieron en una operación policial en el Complexo da Penha, un conjunto de favelas del norte de la ciudad, que tuvo como objetivo "localizar y detener a integrantes de grupos criminales" de la región.

La fuerza informó que los agentes "fueron atacados a tiros" por individuos armados y se produjeron enfrentamientos.

En San Pablo, el detonante fue el asesinato a tiros del policía Patrick Bastos Reis, de 30 años, durante un patrullaje en el municipio de Guarujá, uno de los nueve de la Bajada Santista, a unos 60 kilómetros de la capital paulista.

En respuesta, se desplegó la denominada Operación Escudo contra el crimen organizado, en el marco de la cual hubo 58 detenidos y una cantidad de muertes en aumento en medio de denuncias de "excesos" por parte de las fuerzas.

El ministro de Justicia, Flávio Dino, dijo que la reacción de las fuerzas de seguridad no le parecía "proporcional en relación con el crimen cometido".

El gobernador paulista, Tarcísio de Freitas, exministro del expresidente ultraderechista Jair Bolsonaro (2019-2022), respaldó el lunes el accionar policial ante el narcotráfico y reforzó la seguridad en el área donde la violencia continuó el martes.

Hasta ahora, fueron secuestrados 400 kilos de drogas y 18 armas, entre pistolas y fusiles.

Tampoco hubo calma en Bahía, un estado gobernado por el Partido de los Trabajadores (PT) del presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

El viernes, siete "sospechosos" murieron en un operativo en la localidad de Camaçari, 50 kilómetros al norte de Salvador. El domingo hubo otros ocho fallecidos en una incursión en Itatim, 200 kilómetros al oeste, y otros cuatro murieron en un barrio de Salvador.

Esta seguidilla de fallecidos a manos de la policía militar generó la respuesta de organizaciones vinculadas al movimiento negro, que anoche protagonizaron un acto pidiendo el fin de la Operación Escudo en San Pablo.

"Necesitamos poner fin de inmediato a la Operación Escudo, que es una operación de venganza contra las comunidades de ese territorio. Los vecinos están absolutamente asustados", aseguró la concejala Elaine Mineiro, citada por Agencia Brasil.

Simone Nascimento, del Movimiento Negro Unificado, pidió a la Secretaría de Seguridad Pública "que se termine con este escenario de inseguridad, que la población deje de tener miedo, que se investigue lo ocurrido" y que se identifique a las víctimas.

Los manifestantes exhibieron pancartas criticando la actuación policial, asegurando que se trata de una masacre: "No es una guerra contra las drogas, es una guerra contra los pobres".

En 2022, Brasil registró 6.429 muertos a manos de la policía, según datos de la ONG Foro Brasileño de Seguridad Pública, referencia en la materia.



COMPARTIR:

Comentarios