Domingo 19 de Mayo de 2024

Hoy es Domingo 19 de Mayo de 2024 y son las 11:15 -

POLITICA

17 de noviembre de 2023

Qué pasaría si los candidatos presidenciales obtienen casi los mismos votos el próximo domingo

Las diferencias entre el escrutinio provisorio y el definitivo: cuánto tiempo podría tener que esperarse al resultado final. Además, cómo controla los resultados la Justicia y qué rol tienen los fiscales y autoridades de mesa. El antecedente en 2015 entre Scioli y Macri.

Las elecciones presidenciales que se realizarán este domingo entre Sergio Massa y Javier Milei están cargadas de especulaciones, entre fraudes y encuestas que no logran dar una tendencia definitiva, y es por eso que ahora se suma la pregunta de qué pasaría si en la noche del 19 de noviembre los resultados del escrutinio provisorio no arrojaran una diferencia definitiva a favor de un candidato. 

Para entender esto, es necesario diferenciar en primer lugar al escrutinio provisorio del definitivo: a pesar de que la costumbre es que por la noche se conozca a un partido o candidato ganador, en realidad solo el conteo definitivo tiene la validez legal que confirma al ganador, y tarda varios días más en conocerse. De esta manera, la respuesta legal es que si los resultados del domingo a la noche no alcanzaran para reconocer una diferencia definitiva, se debería esperar entre una y dos semanas más para conocer al próximo presidente. 

Las diferencias entre el escrutinio provisorio y el definitivo

Según explicaron expertos de la Justicia Electoral a PERFIL, uno de los motivos por los que uno tiene validez legal y el otro no es que el escrutinio provisorio se trata de un cómputo que organiza el Poder Ejecutivo, en este caso el gobierno de Alberto Fernández, mientras que el definitivo es el que encabeza la Justicia Electoral. 

Asimismo, la Justicia Electoral se encarga de resolver todos los votos que por normativa no son cargados en el escrutinio provisorio: votos recurridos (donde quedan dudas si el voto es válido o no, por ejemplo cuando la boleta está rota y los fiscales de cada partido discuten si debiera impugnarse o no), los votos de argentinos y argentinas que residen en el exterior, y los votos en las cárceles.

Preparativos en el correo argentino con la distribución de las urnas para el próximo domingo 22 de Octubre de 2023

Este es el principal motivo por el que al final de un escrutinio provisorio, siempre queda un porcentaje restante de carga para llegar al 100%. También es facultad del Poder Judicial corroborar las votaciones en donde los telegramas llegaron ilegibles. Es que en el conteo provisorio, cuando no se entiende bien el resultado, ante cualquier duda, se procede a no cargarse la información de ese telegrama en el centro de cómputos, dejándolo en manos del escrutinio final. 

A pesar de todas estas diferencias, desde la Justicia Electoral aseguraron a PERFIL que "el resultado final no suele diferir sustancialmente del provisorio y es por eso que casi siempre el mismo día de los comicios se conoce al ganador". No obstante, hay excepciones, como el caso de la última elección de intendente en el municipio bonaerense de La Plata, donde Julio Alak ganó por tan pocos votos y encima su rival, Julio Garro, denunció irregularidades, por lo que se tuvo que esperar a la resolución de la Junta Electoral para conocer al ganador, días después de los comicios. 

Vale destacar la gran ventaja para el trabajo de ambos escrutinios en estas elecciones: sólo hay dos candidatos. Sergio Massa y Javier Milei. Ya no son cinco partidos políticos, y tampoco hay que elegir intendentes, gobernadores, etc. Esto facilita enormemente el conteo y agiliza el proceso, por lo que se espera que en una jornada normal, entre las 21 y las 22 ya se deberían conocer los primeros números del escrutinio provisorio. 

El rol de lo fiscales y autoridades de mesa en los escrutinios

"A las 18 horas, cuando cierran los comicios, salvo excepciones de gente que estaba de antes haciendo la fila y no llegó a votar, las autoridades de mesa convocan a los fiscales, que no deben intervenir en el proceso pero sí estar presentes observando todo el momento en el que se comienza a abrir las urnas. Se cuentan los votos, se separan los votos en blanco, se cuentan los votos afirmativos y se corrobora que la cantidad de sobres que hay coincida con la cantidad de ciudadanos del padrón cuya asistencia fue registrada para emitir el voto", explicaron a este medio, y aclararon que "el voto blanco es válido, pero no se contabiliza". 

17-10-2023 urna Télam imagen ilustrativa

En ese mismo momento es donde se registran los votos recurridos, que son aquellos que por algún motivo no termina de estar claro el voto según el criterio de las autoridades de mesa. Por lo general, es donde los fiscales de mesa más intervienen para reclamar si las boletas rotas generan dudas o no sobre la validez. 

Al finalizar todo este proceso se vuelca en un acta y en un telegrama y los fiscales suscriben con su firma. El acta, por un lado, va a la Junta Electoral de ese distrito -hay 24, una por provincia- y el telegrama, por otro lado, viaja al centro de cómputos. Cada fiscal se queda con una copia del telegrama para luego, en el escrutinio definitivo, poder comparar que la información sea la misma que la del acta que tiene la Junta Electoral. De haber alguna diferencia sustancial entre esos documentos, es la Junta Electoral la que evalúa si se abre la urna o no. 

 

El día de los comicios, la carga de los telegramas, a cargo del Ejecutivo, se realiza por partida doble para tener un doble chequeo y evitar errores de carga de datos. 

Los telegramas que dicen "0" que generaron que algunos sectores políticos hablaran de "irregularidades" y hasta de "fraude" en realidad tienen que ver con aquellos telegramas que no pudieron ser entendidos en el centro de cómputos y, ante la duda, se reservan para ser resueltos en el conteo final. "En las últimas elecciones, LLA, UxP y JxC tenían entre 1500 y 1700 telegramas así, y no es fraude porque en el escrutinio definitivo eso se resuelve", detallaron a PERFIL

En un informe de que realizó Chequeado, se precisó que además las boletas rotas dentro de un sobre no son necesariamente anuladas, y por ser tenidas en cuenta tampoco es un argumento para denunciar fraude. En el caso de que se haya ingresado al sobre una boleta no oficializada la autoridad de mesa priorizará la voluntad del votante.

Si una boleta tiene tachaduras, agregados, roturas o sustituciones pero el encabezado se encuentra intacto, ese voto será contado como afirmativo. Pero si la boleta se encuentra destruida parcialmente y no contiene "de manera completa el nombre de la agrupación política y la categoría de cargos a elegir", ese voto será nulo.

También aseguraron que con las boletas no oficiales se analizará y priorizará la voluntad del votante. Para estos comicios, la Cámara Nacional Electoral confirmó que serán oficiales las boletas de las elecciones generales también, es decir, las que tengan fecha del 22 de octubre. 

En conclusión, para que el próximo domingo no haya un ganador definido, debería pasar que la diferencia entre ambos candidatos sea menor a la cantidad de sufragios que restan cargarse o resolverse por todos los motivos mencionados en la instancia provisoria. 

La segunda vuelta entre Scioli y Macri y Lula y Bolsonaro

En 2015, si bien el resultado del balotaje entre Daniel Scioli y Mauricio Macri fue bien parejo, dando ganador al candidato de Cambiemos con el 51.34% de los votos frente al 48.66% del peronismo, Scioli aceptó su derrota al escrutarse el 70% de las mesas de votación. Para ese momento, los resultados provisionales daban a Macri una ventaja de seis puntos por encima de Scioli, con un 53% de los votos.​

Debate 2015 Mauricio Macri y Daniel Scioli

La distancia entre ambos candidatos se redujo lentamente en las horas siguientes, pero ya era una diferencia definitiva e irrevertible. 

Otra de las elecciones reñidas de los últimos tiempos en la región fue la de Brasil, cuando Lula da Silva venció en segunda vuelta electoral a Jair Bolsonaro, con un 50.9% de los votos. Bolsonaro obtuvo el 49,10% restante, pero se negó a aceptar los resultados, no participó del traspaso de mando y puso en dudo el sistema de recuento, algo que generó incidentes que recordaron un escenario similar al de 2021 en Estados Unidos, cuando Trump cayó ante Biden y terminó con manifestantes tomando el Capitolio y un saldo de 4 muertos. Ambas denuncias no pudieron ser respaldadas por la Justicia.  (perfil)



COMPARTIR:

Comentarios