Domingo 16 de Junio de 2024

Hoy es Domingo 16 de Junio de 2024 y son las 13:07 -

SOCIEDAD

13 de septiembre de 2023

La Diabla, detenida por narco en Rosario de Santa Fe, se tragó el chip de un celular, clave en una investigación

A Daiana Micaela Leguizamón le dicen “La Diabla” y hasta el lunes estuvo en prisión domiciliaria en una causa federal por narcotráfico que se ventila en la ciudad de Rosario de Santa fe.

Es la hermana de Brisa Leguizamón, la mujer que protagonizó la llamada “boda narco” de Ybarlucea que el año pasado terminó en el triple crimen de una pareja y su hija.    Hace dos días quedó detenida cuando una comitiva policial llegó a su casa de San Nicolás en el marco de más de cuarenta allanamientos por extorsiones de Los Monos a una cadena de loterías de Rosario.    No sólo porque la evidencia la ligaba a Ariel “Guille” Cantero, sino por la manera extrema en la que logró deshacerse de evidencia: manoteó un comprometedor chip de celular que estaba secuestrado sobre una mesa y se lo tragó.


Acusada de realizar triangulaciones telefónicas para que Guille pudiera hablar por teléfono desde su celda en la cárcel federal de Marcos Paz, “La Diabla” integra la lista de nueve personas que afrontarán una causa penal por violentas extorsiones a una agencia de loterías en una audiencia prevista para este lunes. Una saga que incluyó balaceras, incendios y el uso de bombas molotov.

La investigación basada en escuchas telefónicas derivó en 43 allanamientos simultáneos del lunes pasado en Funes, Rafaela, Villa Gobernador Gálvez, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en centros penitenciarios federales y provinciales. Se secuestraron once armas de fuego, cinco vehículos de alta gama, dos motos y dinero: 3 mil dólares y un millón de pesos.

Al frente de los implicados está Guille, quien ya acumula condenas por 113 años y 8 meses de cárcel. Un monto imposible de cumplir porque el tope legal es de 50 años de encierro. La condena más reciente fue hace menos de un mes, el 25 de agosto, cuando recibió 17 años de prisión como instigador del ataque extorsivo al Casino City Center. Un atentado del de enero de 2020 en el que murió el apostador Enrique Encino, baleado en la cabeza cuando fumaba en un balcón y desde una moto dispararon al edificio.

De los nueve acusados, cuatro ya estaban presos y los otros cinco fueron detenidos el lunes en el operativo que ordenó el fiscal de Balaceras Pablo Socca. La investigación se originó ante una denuncia de extorsiones, ataques a tiros e incendiarios cometidos desde 2021 contra una agencia de quinielas que cuenta con más de diez sucursales en Rosario. Según trascendió, el dinero solicitado por el grupo extorsionador rondaba el millón y medio de dólares.

Fueron cuatro ataques incendiarios y una balacera, además de una descarga de disparos contra el domicilio particular de una persona encargada de la firma. Los hechos más recientes de esa saga fueron en junio pasado. El jueves 1º rociaron con combustible el frente de un local de Jujuy al 2300 y luego le prendieron fuego. El miércoles 7 dejaron una nota con el nombre del dueño en un local de Mendoza al 4200 y pidieron que se comunicaran con “la mafia”.

A la cabeza de los detenidos que sumarán una acusación está Guille, condenado como jefe de Los Monos entre tantas otras causas. Otro es Andrés Bladimir “Colo” Navarro, detenido en agosto de 2021 como parte de la banda de Alejandro “Chucky Monedita” Núñez en barrio Tablada. Le imputaron entonces un intento de homicidio de enero de 2021 al mecánico Carlos Argüelles. Un ladero histórico del empresario narco Esteban Lindor Alvarado que luego declaró en su contra y finalmente fue asesinado a tiros frente a su familia en septiembre de ese año.

Otro es Brian Díaz, condenado a 5 años de prisión y hermano de Maximiliano “Cachete” Díaz, quien el mes pasado fue condenado a 29 años de cárcel por el crimen en City Center y como organizador de una asociación ilícita. El último en la lista de los presos es Kevin Moreno, también ligado a los mensajes extorsivos.

Entre los detenidos en los allanamientos del lunes está Mariana Ortigala, ex asistente de Alvarado que se distanció de él, declaró en su contra en el juicio del año pasado y buscó protección en Los Monos tras sobrevivir a más de treinta balazos de un ataque de sicarios en marzo de 2020. Otros son su marido Rodolfo Sebastián Felipe y su supuesto colaborador Gonzalo Sarmiento. A ellos se suma Lorena Córdoba, detenida en el Hotel Faena de Buenos Aires. Es la viuda del llamado “rey del juego” de Rafaela, David Alejandro Perona, quien falleció en 2021 por coronavirus.

Por último, en su casa de San Nicolás fue detenida La Diabla Leguizamón. Es madre de un bebé y cumplía arresto domiciliario en una causa federal en la que está acusada de integrar la banda narco de Olga Beatriz “Tata” Medina en la zona norte rosarina. Su hermana Brisa también está implicada en esa causa y fue la “novia” del casamiento narco de Ybarlucea. Un festejo en el que se registró un triple crimen el 29 de enero del año pasado. Luego de la trágica boda Brisa se mantuvo prófuga y fue detenida junto a su marido Esteban “Pinky” Rocha en enero pasado en la capital de Paraguay.

Leguizamón aparece en las escuchas como quien “triangulaba” llamadas con Guille Cantero. Es decir, su teléfono funcionaba como una suerte de puente: en medio de una conversación con Guille añadía a la llamada a una tercera persona, de manera que ese número quedaba fuera del radar de los investigadores.

El lunes, cuando los policías habían terminado de allanar su casa y disponían celulares y chips sobre una mesa a fin de consignar en el acta los números de tarjeta SIM, La Diabla se zafó de las esposas, saltó de la silla y fue corriendo hasta la mesa. Manoteó un chip considerado clave en la pesquisa y se lo tragó. Es por esto que, además de su intervención en la trama extorsiva, será imputada por obstaculizar la actuación policial, la destrucción de pruebas y las amenazas al personal.
 

La causa por intento de extorsión agravada se divide en dos tramas. Una que duró dos años, entre 2021 a 2022, y otra por los hechos más recientes de este año. En las dos aparece Guille a la cabeza.   En la primera secuencia estarían implicados al menos Ortigala, Felipe y Córdoba. Brian Díaz estaría ligado a la segunda. Además Ortigala y su marido deberán responder por el hallazgo de dos armas de fuego en su casa del barrio Funes Town. /La Capital

COMPARTIR:

Comentarios