Martes 16 de Abril de 2024

Hoy es Martes 16 de Abril de 2024 y son las 15:18 -

MUNDO

4 de agosto de 2023

Una mujer de 35 años murió por tomar demasiada agua muy rápido

Ashley Summer comenzó a sentirse mal cuando estaba de vacaciones con su familia.

          e-card

Aunque ocurrió en julio, el caso se dio a conocer ahora para advertir sobre lo ocurrido.

Ashley Summer, residente de Indiana (Estados Unidos), se encontraba de viaje con su esposo y sus dos hijas en Lake Freeman cuando se empezó a sentir muy deshidratada, con mareos y dolor de cabeza.

A raíz de ello, tomó en 20 minutos dos litros de agua, la cantidad recomendada para todo un día.

La familia volvió a su hogar, donde Ashley siguió sintiéndose mal. Se desmayó en el garaje y fue trasladada al Hospital IU Health Arnett.

Allí los médicos descubrieron que la mujer tenía una inflamación cerebral.

Su hermano, Devon Miller, contó que lo llamó su otra hermana, Holly, y le informó que Ashley estaba internada. "Tiene una inflamación cerebral, no saben qué lo está causando, no saben qué pueden hacer para que baje y no se ve bien", le dijo.

Summers nunca recuperó el conocimiento y falleció por toxicidad del agua, según afirmaron los médicos.

El toxicólogo Blake Froberg explicó que ese tipo de muertes suelen ocurrir en verano, y que quienes tienen más probabilidades de sufrirlas son personas que trabajan al aire libre o hace ejercicio con frecuencia.

"Hay ciertas cosas que pueden hacer que alguien tenga más riesgo, pero lo que ocurre en general es que tienes demasiada agua y no tienes suficiente sodio en el cuerpo", señaló el profesional.

De acuerdo con Mayo Clinic, la deshidratación ocurre cuando se usa o pierde más líquido del que se ingiere, y el cuerpo no tiene suficiente agua y otros fluidos para llevar a cabo sus funciones normales. Si no se reponen los fluidos que se perdieron, habrá deshidratación.

Tomar poca agua puede ser tan malo como tomar mucha y en forma desmedida. Por eso, en personas jóvenes el mecanismo de la sed es el mejor indicador.

En adultos, la cantidad necesaria es de 2 a 2,5 litros diarios, medida que debe superarse en condiciones especiales de enfermedad, altas temperaturas o al realizar ejercicios.



COMPARTIR:

Comentarios