Jueves 20 de Junio de 2024

Hoy es Jueves 20 de Junio de 2024 y son las 22:59 -

18 de febrero de 2024

“Droga Zombie”: ya estaría circulando por la Argentina

A principios de este año, detuvieron en la Villa Fraga del barrio porteño de Chacarita, a una banda narco que vendía esta poderosa y altamente adictiva sustancia, lo que genera preocupación por su avance en el país y las consecuencias que podría tener.

La banda se dedicaba al narcomenudeo y fue la División Antidrogas de la Policía de la Ciudad la encargada de realizar los allanamientos en los que se encontraron, además de cocaína, pasta base y marihuana, las siete ampollas de fentanilo, lo que inmediatamente puso en alerta a las autoridades.

“Los allanamientos fueron producto de una investigación que viene desde hace tiempo. Nosotros ya veníamos siguiendo y desmembrando a varias organizaciones que trabajan en Villa Fraga. Sabíamos que vendían cocaína y marihuana, pero lo del fentanilo nos tomó por sorpresa”, afirmó una alta fuente de la Policía de la Ciudad, quien agregó que todo el tiempo
trabajaron en conjunto con la Unidad Fiscal Especializada en la Investigación de Delitos Vinculados con Estupefacientes (Ufeide).

 

Cecilia Amil Martin, la fiscal a cargo de esta unidad, señaló que “siempre que se encuentre fentanilo, hay que generar una alerta internacional e informarlo a la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC)”, lo que da cuenta del riesgo que supone esta sustancia en todo el mundo.

Pero, entonces ¿qué es el fentanilo y por qué es tan peligroso para la sociedad? Se trata de un opioide sintético con características analgésicas muy potentes. Se lo suele utilizar en la medicina de manera controlada para operaciones, cirugías, tratamiento del dolor, entre otras cosas. El problema viene cuando se abusa de la sustancia y se lo utiliza de manerarecreativa o con fines no terapéuticos. Al ser una droga tan potente, puede generar una intoxicación aguda y muerte por sobredosis.

 

“Estamos hablando de una sustancia 100 veces más potente que la morfina, que ya de por sí es un opioide natural muy fuerte, y 50 más que la heroína, además de que genera mucha dependencia, lo que lleva a la adicción”, afirmó un perito químico del Ministerio Público Fiscal, a cargo de Juan Bautista Mahiques, y agregó que “el fentanilo se puede producir directamente en un laboratorio clandestino, lo que permite conseguir una droga con mucha potencia que, a
su vez, puede ser cortada con otras sustancias y así ser comercializada”.

En Argentina, aún no se ha registrado este modus operandi por parte de alguna organización, sino que los reportes indican que la práctica común es desviar el fentanilo legal con fines médicos para comercializarlo en forma ilegal o con algún fin narco criminal.

 

Donde sí existen estos laboratorios clandestinos es en México y, desde allí, inician su camino hacia Estados Unidos, donde el fentanilo ha tenido un impacto devastador, contribuyendo significativamente a la crisis de opioides que afecta al país.

Las muertes relacionadas al fentanilo aumentan año a año y es justamente en este lugar donde los adictos a esta sustancia se hicieron conocidos como los “walking dead” o “zombies”, ya que quien está bajo sus efectos presenta características como movimientos y respiración lentos, dificultades para mantenerse despierto, piel fría y pálida o una expresión facial “apagada”.

El caso más significativo a nivel mundial es Filadelfia, ni más ni menos que la cuna de la independencia. Allí hay zonas, como por ejemplo el barrio de Kensington, en las que las personas adictas al fentanilo deambulan por las calles con la mirada perdida y sin rumbo alguno, realmente como si se tratara de una película de terror. La crisis de los opioides en esta
ciudad es una emergencia de salud pública y es por eso que se han comenzado a implementar medidas como la prevención, apoyo a las comunidades afectadas, acceso a tratamientos y servicios de recuperación y aumento de la seguridad pública.

 

“Esto se debe a que el fentanilo actúa sobre el sistema nervioso central y te genera una depresión del sistema respiratorio. La gente muere casi como si se fuera durmiendo de a poco”, explicó Zahir Gustavo Rched, médico psiquiatra especializado en drogadicción.

Afirmó, además, que se trata de “una droga, dentro de todo, barata, cuya sensación de bienestar y euforia interna es de corta duración, por lo que necesitas más cantidad y un aumento de la dosis cada vez mayor”.

Recordemos que, en 2022, 24 personas murieron en menos de una semana y más de 100 resultaron intoxicadas y hospitalizadas debido al consumo de cocaína adulterada con carfentanilo, un opioide sintético de la familia del fentanilo pero 100 veces más potente, usualmente utilizado para anestesiar elefantes. La droga fue distribuida en el barrio Puerta 8,
al oeste del Gran Buenos Aires y, hasta el momento, no quedan detenidos ni imputados por la causa. Este episodio parece haber sido tan solo una muestra de lo que podría depararnos en caso de que esta sustancia penetre en nuestra sociedad.

Es por esto que la aparición de la droga en Argentina genera una gran preocupación en las autoridades. Según Cecilia Amil Martin, “el fentanilo ya llegó y, una vez que llega, la tendencia es que crece. Sin embargo, afirma estar “constantemente alerta, manejando estadísticas y haciendo una investigación proactiva para evitar que esto avance”.

 

Otra forma de lograr esto es el Sistema de Alerta Temprana. “Si al realizar el peritaje se confirma la presencia de fentanilo, automáticamente se le informa a este sistema para que ellos evalúen los datos y determinen los pasos a seguir como, por ejemplo, dar un comunicado para advertir a la población en general”, explicó el perito químico.

Hasta el momento y según un licenciado en psicología con más de diez años de experiencia en áreas como urgencias y atención de adicciones de la Secretaría de Políticas integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar), no han tenido casos de personas con adicción al fentanilo, tanto en emergencias como en los espacios de prevención y tratamiento que la institución ofrece.

El mayor desafío respecto al fentanilo es estar siempre un paso adelante y encontrarlo antes”, concluyó la fiscal, quien destaca que la participación de los vecinos resulta clave para iniciar investigaciones y trabajar en conjunto.

Lo cierto es que ha sonado la alarma y es fundamental que el país la escuche.

Fuente: Diario Cronica



COMPARTIR:

Comentarios