Sábado 20 de Julio de 2024

Hoy es Sábado 20 de Julio de 2024 y son las 04:10 -

SOCIEDAD

16 de diciembre de 2023

Santiago del Estero: Carbonero le disparó a su socio y amigo de toda la vida y al creerlo muerto, se quitó la vida frente a su hijo

El barrio Las Trincheras, de la ciudad santiagueña de Icaño amaneció convulsionado a causa de un sangriento hecho en el que un hombre resultó muerto en insólita situación.

Marcelo Flamenco (de 62 años) realizó varios disparos de escopeta para atacar a su amigo, vecino y socio a quien interceptó sobre un camino vecinal.

El terrible episodio se registró a pocos minutos de las 7 de la mañana del viernes, cuando Flamenco esperó entre la maleza al costado del camino a César Ariel Díaz —de 51 años— y cuando éste se aproximaba en su motocicleta, salió de repente, le hizo detener la marcha y le disparó.

Según fuentes judiciales consultadas, el caso salió a la luz cuando Mario Flamenco (41) se encontraba en su casa durmiendo, escuchó una detonación y rápidamente salió corriendo hacia calle Baqueano Pérez para ver qué sucedía.

Allí encontró a su padre, en medio de una crisis de nervios, con una escopeta en la mano y a su socio —y amigo entrañable— tirado en el suelo malherido, por lo que rápidamente pidió ayuda a una ambulancia.

Mientras Mario auxiliaba a Díaz escuchó otra detonación. Su padre caminó 1.500 metros más desde el lugar del ataque y se disparó en el abdomen con la misma arma que hirió a Díaz.

Si bien todo es materia de investigación, las pesquisas sospechan que Flamenco (padre) creyó que su socio estaba muerto y por eso se suicidó: ató un cordón al gatillo de su escopeta doble caño, se la calzó en el estómago y se disparó.

Flamenco rsultó con heridas gravísimas y a pesar de todo el esfuerzo de su hijo, no sobrevivió. Inmediatamente el barrio se blindó de móviles policiales, mientras que una ambulancia trasladaba al herido.

El Dr. Guillermo Frías, fiscal de turno, arribó al lugar y supervisó el trabajo de los peritos que secuestraron el arma, los celulares y las prendas de vestir. Además practicaron pruebas de parafina a ambos.
 

El representante del MPF se entrevistó con familiares de Díaz y de Flamenco. Estos últimos indicaron que 20 días atrás ya habían discutido.    El motivo: el herido no cumplía con el cargamento de leña que debía entregarle al acusado para que este pudiera quemar ladrillos y así poner en funcionamiento el comercio que ambos tenían en común.


El cadáver de Flamenco fue trasladado a la Morgue Judicial donde se le realizó la correspondiente autopsia mientras que Díaz fue derivado al Regional donde fue intervenido quirúrgicamente y al cierre de la presente edición se encontraba en estado crítico.

Según revelaron fuentes cercanas la investigación, Maio Flamenco manifestó que su padre lo amenazó de muerte luego de dispararle a su socio.

"Vos no te metas, porque también te voy a matar" le habría expresado el ladrillero a su hijo cuando éste lo encontró junto al cuerpo ensangrentado de su socio y luego se retiró del lugar para ponerle fin a su vida.

Los testimonios recolectados en el lugar de la tragedia revelaron que el agresor era un hombre violento y que solía andar armado.

Además, según las sospechas de los investigadores, tenía todo planeado. "Él sabía que Díaz iba a pasar por ese lugar en su moto y lo esperó. Ya fue con su escopeta" listo para cumplir con su plan, reveló una fuente consultada.

La Fiscalía a cargo del Dr. Farías, espera el informe de todas las pericias realizadas para continuar con la investigación y caratuló —por ahora— la causa como: "homicidio en grado de tentativa , seguido de suicidio".Marcelo Flamenco (de 62 años) realizó varios disparos de escopeta para atacar a su amigo, vecino y socio a quien interceptó sobre un camino vecinal.

El terrible episodio se registró a pocos minutos de las 7 de la mañana del viernes, cuando Flamenco esperó entre la maleza al costado del camino a César Ariel Díaz —de 51 años— y cuando éste se aproximaba en su motocicleta, salió de repente, le hizo detener la marcha y le disparó.

Según fuentes judiciales consultadas, el caso salió a la luz cuando Mario Flamenco (41) se encontraba en su casa durmiendo, escuchó una detonación y rápidamente salió corriendo hacia calle Baqueano Pérez para ver qué sucedía.

Allí encontró a su padre, en medio de una crisis de nervios, con una escopeta en la mano y a su socio —y amigo entrañable— tirado en el suelo malherido, por lo que rápidamente pidió ayuda a una ambulancia.

Mientras Mario auxiliaba a Díaz escuchó otra detonación. Su padre caminó 1.500 metros más desde el lugar del ataque y se disparó en el abdomen con la misma arma que hirió a Díaz.

Si bien todo es materia de investigación, las pesquisas sospechan que Flamenco (padre) creyó que su socio estaba muerto y por eso se suicidó: ató un cordón al gatillo de su escopeta doble caño, se la calzó en el estómago y se disparó.

Flamenco rsultó con heridas gravísimas y a pesar de todo el esfuerzo de su hijo, no sobrevivió. Inmediatamente el barrio se blindó de móviles policiales, mientras que una ambulancia trasladaba al herido.

El Dr. Guillermo Frías, fiscal de turno, arribó al lugar y supervisó el trabajo de los peritos que secuestraron el arma, los celulares y las prendas de vestir. Además practicaron pruebas de parafina a ambos.
 

El representante del MPF se entrevistó con familiares de Díaz y de Flamenco. Estos últimos indicaron que 20 días atrás ya habían discutido.    El motivo: el herido no cumplía con el cargamento de leña que debía entregarle al acusado para que este pudiera quemar ladrillos y así poner en funcionamiento el comercio que ambos tenían en común.


El cadáver de Flamenco fue trasladado a la Morgue Judicial donde se le realizó la correspondiente autopsia mientras que Díaz fue derivado al Regional donde fue intervenido quirúrgicamente y al cierre de la presente edición se encontraba en estado crítico.

Según revelaron fuentes cercanas la investigación, Maio Flamenco manifestó que su padre lo amenazó de muerte luego de dispararle a su socio.

"Vos no te metas, porque también te voy a matar" le habría expresado el ladrillero a su hijo cuando éste lo encontró junto al cuerpo ensangrentado de su socio y luego se retiró del lugar para ponerle fin a su vida.

Los testimonios recolectados en el lugar de la tragedia revelaron que el agresor era un hombre violento y que solía andar armado.

Además, según las sospechas de los investigadores, tenía todo planeado. "Él sabía que Díaz iba a pasar por ese lugar en su moto y lo esperó. Ya fue con su escopeta" listo para cumplir con su plan, reveló una fuente consultada.

La Fiscalía a cargo del Dr. Farías, espera el informe de todas las pericias realizadas para continuar con la investigación y caratuló —por ahora— la causa como: "homicidio en grado de tentativa , seguido de suicidio".



COMPARTIR:

Comentarios