Lunes 22 de Julio de 2024

Hoy es Lunes 22 de Julio de 2024 y son las 19:22 -

MUNDO

20 de noviembre de 2023

Tenía un dolor de cabeza y pensó que era resaca: semanas después murió

Lizzie Parker, una maestra de primaria británica, salió de fiesta con sus amigos, se emborrachó y volvió a su casa. Al otro día, se despertó con un fuerte dolor de cabeza y pensó que solo era una resaca.

A pesar de ello, la migraña persistió y se convirtió en una preocupación más seria.

Unas semanas después de que siguiera dicha dolencia, la mujer decidió acudir a un médico y realizar una consulta. Allí, recibió una noticia devastadora: tenía una terrible enfermedad que cambiaría todos sus planes para siempre.

En el hospital, los médicos diagnosticaron a Lizzie con un glioblastoma de grado 4, es decir un cáncer en una etapa avanzada que ya no tenía tratamiento. Tres días después, fue sometida a una craneotomía para extirpar el tumor.

Si bien su vida había dado un cambio drástico, la mujer se esforzaba por mantenerse positiva. “Una resonancia magnética confirmó que había crecido otro tumor en una segunda área y necesitaría una segunda operación para reducirlo. Fue durante la cuarentena (2020), pero me recuperé muy bien y pasé sólo una noche en el hospital antes de que me permitieran volver a casa.(...) Una vez más, los médicos no podían creer lo bien que me recuperé”, aseguró según The Sun.

Tras seis meses en busca de una alternativa que mejore sus condiciones de vida, Parker murió. Estaba casada y tenía tres hijos adolescentes. “Una vida tan bellamente vivida merece ser bellamente recordada y les informaremos los planes del funeral en los próximos días”, escribió su esposo en las redes sociales en una carta de despedida.


"La luz de Lizzie se necesita en otro lugar", expresó su esposo.


Antes de su muerte, Lizzie quería ayudar a otros y había estado recaudando dinero para Brain Tumor Charity, una organización sin fines de lucro que busca fondos para incentivar la investigación sobre la enfermedad y ayudar económicamente a las familias que enfrenten una situación urgente.

En relación a la colaboración de la mujer con otras personas que tenían la misma enfermedad, su marido expresó: “Ella fue muy positiva y desafió todas las probabilidades. Lideró al “Equipo Parker” al éxito en el reto que enfrentamos todos”.
 

“Muy fuertes y valientes hasta el final, realmente creemos que no perdimos la batalla. La luz de Lizzie se necesita en otro lugar”, concluyó.

COMPARTIR:

Comentarios