Domingo 23 de Junio de 2024

Hoy es Domingo 23 de Junio de 2024 y son las 05:00 -

23 de diciembre de 2023

River: 2-0, el Trofeo de Campeones y muchas emociones

Con goles de Colidio y Nacho, el CARP le ganó a Central, festejó el título y despidió a Enzo Pérez, De la Cruz y Maidana.

Un nuevo comienzo también es una despedida. Porque en una noche especial en Santiago del Estero, marcada por lo emotivo de la últimas función de Enzo Pérez, de Nico de la Cruz y de Joni MaidanaRiver cerró el año con un Trofeo de Campeones que representa mucho más que un título para ser el más ganador del año del fútbol argentino. Este equipo que redujo a su mínima expresión a Central y que sino fuera por Jorge Broun hubiese logrado una goleada abultada, dejó entrever lo que será el recambio de generación. Porque el adiós de los líderes se mezcló con una auspiciosa primera titularidad de Claudio Echeverri, con Pablo Solari y un centro exquisito a Facundo Colidio (¿el nuevo #9?), con el desequilibrio de Barco, el ingreso desequilibrante de Nacho Fernández y una defensa que se perfila para ser la titular en 2024, año que Martín Demichelis arrancará con más aire del que llegó al Madre de Ciudades y en el que tendrá que demostrar que esta depuración puede ser virtuosa. Por lo pronto, River espera la Navidad con un alegrón después de pasajes de alto nivel de fútbol que, con algunos ajustes, sobre todo los ya conocidos en la definición, invitan a la ilusión o, al menos, generan expectativa.¿Qué hubiese pasado si Demichelis le daba más minutos a Echeverri antes? Es difícil de saber, pero lo que está claro es que es el Diablito es una realidad y lo demostró comandando cada ataque de un River que en los primeros 20’ eclipsó al reciente campeón de la Copa de la Liga. El caño que le tiró a Malcorra -después se desquitó con un patadón-, la soltura para los desmarques, la volea que casi se mete en el ángulo y los remates de media distancia son propios de una joya. Una que, con un "no voy a renovar", dejó helado al mundo River.Ante la temida relajación post título de la que habló Broun en la previa y que pareció padecer Central, River se aprovechó. Pero claro, en los primeros 30’ Armani no tocó una pelota y Broun miles, pero pasó lo de siempre: otra vez arrinconó a su rival, lo llenó de goles y le faltó dar el nocaut, lo que lo empieza a llevar a tomar malas decisiones. Pero ahí, cuando Russo movió a Campaz por el centro, Echeverri fue mejor rodeado por Ortiz y el Canalla se animó, Barco se comió a Toledo, arrancó su corrida electrizante y Solari se la puso en el pie a Colidio, que con ese movimiento de desmarque demostró que puede ser el centrodelantero titular ante la salida de Rondón, posición que aprendió en la Reserva del Inter.Mientras el humo de la previa no se disipaba en una noche en el Madre de la Ciudades con una escasa brisa y mucho fervor en las tribunas, River por fin sopló fuerte. Y Enzo Pérez corrió cada pelota como si fuera la última (literal), con cierre magistral ante Malcorra incluido, De la Cruz buscó por todos lados irse con un gol y la entrada de Nacho Fernández -sumado a la doble amarilla a Campaz- le dio frescura al ataque y poder sentenciar un resultado de una final que se transformó en un partido despedida marcado por una emoción generalizada.En un Madre de Ciudades que le sienta bien (no pierde y celebró su tercer título), River le puso el broche ideal a un año con altibajos, que tuvo festejos, duras eliminaciones y una relación Demichelis-plantel que no fue igual tras las filtraciones de las charlas en off con periodistas y que se reflejaron en el no saludo de Enzo al DT al dejar la cancha. Ahora será tiempo de descansar unos días y luego comenzar una nueva etapa en Estados Unidos. Ya sin los líderes, pero con talentos que pueden suplirlos. Por lo pronto, el brindis en Núñez será salud, campeón.



COMPARTIR:

Comentarios