RESEÑA HISTÓRICA SOBRE NUESTRO ORIGEN

En un sector importante de la población de la ciudad de Formosa, conocido como Circuito Cinco (más de 20 barrios), la pobreza y la miseria se volvieron carne viva en los estómagos de miles de formoseños de esta zona. La desocupación, la subocupación, la precariedad de los pocos ocupados hizo que la gente pobre estructuralmente se volviera aun más pobre, en una coyuntura política donde todos los argentinos pedían a gritos que se vayan todos los que gobernaban, ya que eran los culpables de la profunda crisis.

En Formosa la situación se tensó aún más, porque EDEFOR (Empresa prestataria del servicio de energía eléctrica), una de las únicas dos empresas que tenía el Estado provincial y que las privatizó en la década neoliberal, comenzó a cortarle el servicio de energía decenas de familias que no podían pagar las abultadas tarifas que ésta empresa pretendía cobrar a gente que no tenía asegurada ni siquiera la comida del día. Servicio que no se pagaba, servicio que se cortaba. La sociedad formoseña en pleno consideraba que esta situación era fruto de la irracionalidad política de los gobernantes porque habían privatizado esta empresa del Estado.

Frente a esta realidad el gobierno provincial permaneció inmutable, pasivo e indiferente, al menos hasta que la gente comenzó a organizarse por la fuerza de las circunstancias. Las primeras reuniones que se realizaron por el tema de “la luz” fueron en domicilios particulares donde surge la idea fuerza de solicitar una Tarifa Social energética al gobierno provincial, el número de reuniones y de gente que participaba se hizo cada vez mayor hasta el punto que fue necesario pedirle autorización al Cura Párroco de entonces, Mario Bizarro, para hacerlas una o dos veces por semana en el salón parroquial.

A instancias de la Parroquia Sagrada Familia se formó la "Asamblea de Vecinos Autoconvocados del Circuito Cinco”. Compuesta por alrededor de mil vecinos, ésta Asamblea rápidamente decidió poner manos a la obra, organizando enormes movilizaciones, marchando al principio a las oficinas de la empresa EDEFOR, luego a la Cámara de Diputados y, finalmente, a la Casa de Gobierno de la provincia.

Luego de varios meses de lucha, el gobierno provincial finalmente toma nuestra propuesta a través del EROSP (Ente Regulador de Obras y Servicios Públicos), se organiza una Audiencia Pública, los vecinos Autoconvocados del Circuito Cinco participan activamente y varios meses después consiguen la Tarifa Social, pero muy por debajo de las pretensiones que la asamblea había fijado, por lo que la lucha sigue hasta lograr una nueva tarifa más acorde a la realidad social y económica de los habitantes de esta zona. 

Se consigue, además, que el gobierno subsidie la construcción de pilares a las casas que no lo tenían, los cuales fueron construidos con mano de obra de la organización vecinal, con ladrillos fabricados por ladrilleros también pertenecientes a la organización. Además se consiguieron decenas de planes sociales y bolsones de mercadería. Claro que nada sin luchar: más de cien marchas de a pié al centro de la ciudad (12 km aproximadamente), varios cortes de ruta y, por supuesto, la impresionante presión del gobierno para tratar de desarmar la organización popular que se había gestado a raíz de los enormes baches que la gestión pública, diferentes formas de presión que terminaron degastando en realidad al gobierno, porque la Asamblea de vecinos de Autoconvocados finalmente se termina disolviendo porque los objetivos por la que se fundó fueron cumplidos en un 90%.

¿Por qué surge Radio La Voz?

A lo largo de tres años de lucha de los Vecinos Autoconvocados fueron muchos los medios de comunicación que se hicieron eco de nuestros reclamos y actividades, al igual que el de otros sectores también en lucha como los docentes, vialeros, comerciantes, estatales nucleados en ATE, entre otros; con varios de estos sectores hemos compartido actividades por reivindicaciones sociales. Medios gráficos, televisivos y radiales se hicieron eco en mayor o menor medida de nuestros reclamos.

En el caso particular de los Autoconvocados del Circuito Cinco, el medio que los asambleístas adoptaron como medio de comunicación para interiorizarse, incluso de los avisos de cuestiones internas, fue una Radio FM muy escuchada en ese entonces en la ciudad, que transmitía prácticamente en vivo y directo todas nuestras asambleas y actividades, era como “la radio del pueblo”, hasta que nos dimos cuenta de la trampa, pues el objetivo de dicha radio era molestar al gobierno para que éste llame a su propietario a negociar su silencio, hecho que finalmente ocurrió. La información no era un bien social sino un bien económico, un medio para enriquecerse.

En estas circunstancias la Asamblea y la ciudad toda se quedó sin su principal medio de información, una parte de los dirigentes comenzamos a pensar en la necesidad de contar con una radio propia, instalada en el corazón mismo del Circuito Cinco. La idea comenzó a madurar de a poco, comenzamos a consultar cuestiones técnicas, precios, financiación, afianzamos relaciones con amigos del barrio que entendían sobre radio y que también tenían ganas de poner una emisora, estamos hablando de "Tito” Meza y Marcelo Benítez, con quienes nos asociamos y comenzamos a comprar de a poco los primeros elementos, a cuotas, usados, prestados, donados. Roque Galeano, Pedro Gómez, Florinda Bonnet, Alcides Arzamendia, Fabián Sinsig, Ramona Vargas y el Padre Miguel Pessuto son algunas de las personas que brindaron su valioso aporte en nuestros primeros años.  

La nueva emisora salió al aire en forma experimental un 8 de Octubre del año 2.003 y a partir de entonces permanece en el aire. Su nombre es "Radio La Voz”, nombre que evoca justamente la necesidad de nuestra gente, de contar con una voz de alcance barrial para compartir sueños, alegrías, penas y frustraciones y tantas otras cosas que tienen que ver con los proyectos de las personas, de las familias y de la comunidad.

El grupo fundador de la radio fue numeroso al principio, alrededor de unos veinte miembros, aunque los que intervenían de forma directa y permanente eran cinco o seis, porque eran los que siempre estaban, ya que eran los responsables de que la radio este al aire y de todo cuanto acontecía en su interior. Durante los primeros dos años se sucedieron muchísimas reuniones donde se discutían criterios de conducción, de programación y hasta de visión. Se habían conformado claramente dos grupos internos que diferían bastante en estas cuestiones. Ambos grupos llegamos finalmente a un acuerdo, pedirle al cura Párroco y a las monjas que en forma permanente colaboraron con nosotros en este emprendimiento, que decidieran ellos cual de los dos grupos quedarían al frente de la radio. Ellos intentaron infructuosamente una conciliación, hasta que finalmente optaron por el grupo que en la actualidad tiene a cargo la Dirección y programación de la radio.

A partir de entonces el grupo a cargo de la radio se constituyó en una Asociación Civil, dándole institucionalidad jurídica a dicha emisora y garantizando la propiedad colectiva tanto de la frecuencia como de los bienes muebles e inmuebles adquiridos desde el primer momento en que el proyecto se puso en marcha. La comisión directiva de dicha Institución tiene al frente a Fabián Sinsig, Ramona Vargas, Richard Aguilar, Yanina Sinsig, Daniel Sánchez, Sandra Ortega, Roxana Rossetti, Raquel Paiva, Miryam Martínez, entre otros, quienes continuaron desarrollando el proyecto inicial que sumó más medios, más formatos comunicacionales, en su momento también gráfico, llegando a constituirse en este gran grupo humano, técnico y de medios que somos.