OPINIÓN DEL LECTOR: POR VICTOR PEREIRA

“La Argentina arrasada: una nueva esperanza”

Los hechos y conceptos descriptos son de exclusiva responsabilidad del opinante, este medio no se hace responsable de las opiniones vertidas por el autor.
lunes, 13 de enero de 2020 · 12:27

Mientras cada día se van conociendo más y más los infames y tristes resultados del desastre económico y la terrible corruptela de la era Macri, el gobierno nacional impone su impronta para ir desovillando de a poco cada uno de los temas que más preocupan a la sociedad argentina: paliar el hambre de vastos sectores de la población que cayeron en la indigencia y pobreza extrema por la infame tarea de pauperización que impuso Macri y sus cómplices radicales en sus cuatro años de gobierno; sin dudas una de las primeras medidas del nuevo gobierno peronista, fue mejorar los ingresos de los trabajadores, pensionado y  jubilados para incentivar el consumo interno; el congelamiento de las tarifas de los servicios públicos es también y sin lugar a dudas, otra de las medidas que darán al pueblo un alivio para sus alicaídas finanzas; la implementación del programa de Precios Cuidados, también es fundamental para contrarrestar la viveza criolla de los especuladores de siempre: formadores de precios y grandes cadenas de supermercados; controlar la inflación, también es una prioridad de hoy, para el gobierno de Alberto Fernández.

                                        Cuando solamente, ha transcurrido treinta días desde inicio de la gestión del gobierno nacional y popular, las catervas trolleras, periodísticas y políticos que añoran haber perdido el poder, ya han iniciado su despreciable tarea de colonizar la mente de la gente, con sus mensajes apocalípticos, pesimistas y sobre todo, mentirosas, para ir limando poco a poco la credibilidad de la gente y la positiva imagen del presidente Alberto Fernández.

                                     Desde el “minuto uno” de haber iniciado la gestión peronista en el gobierno nacional, desde los medios hegemónicos beneficiados con jugosas pautas publicitarias, prebendas y jugosos “contratos”, se intentó y se continúa con la práctica ignominiosa de denostar, denigrar, humillar, desgastar y limar toda acción que a diario se están implementando desde el Poder Ejecutivo nacional; y no es para menos; perder una elección por decisión del voto popular, y a su vez, perder millones y millones de pesos -que les aportaban desde el gobierno macrista-radical,  para hacer la denigrante tarea de perseguir y difamar mediáticamente a los opositores políticos, les está doliendo y mucho, y esto seguirán haciéndolo, mientras el Congreso no dicte y/ó sancione alguna nueva ley de ética y ejercicio periodístico, y de prácticas desleales e inmorales de algunos escribas que más que informar con la verdad al pueblo, desinforman, confunden, mienten, y sobre todo, atacan sin pudor cualquier acción del gobierno a favor de la gente.

                                               Y hete aquí: en una gran proporción, la noble, honrada, generosa, sincera y leal tarea del periodista argentino, hoy se encuentra totalmente desvirtuada  y sin valores, y una gran mayoría de ellos han perdido el norte y las cualidades esenciales que se requieren para ser periodista: curiosidad, -es el combustible del periodista-; amor por las palabras: el periodista deber ser capaz de crear artículos precisos, concisos y atractivos para el público, ética, persistencia, crear confianza en su público lector, afán por saber más y confrontar permanentemente todas las noticias, y sobre todo, informar con la verdad. El periodista debe informar de lo que sabe, no de lo que cree saber. Es decir,  ser un referente en valores. Para ello necesita ser humilde, no creerse que, lo de uno, es lo verdadero y único; el periodista debe estar muy abierto a escuchar, a valorar, a hacer un justo juicio de la realidad que le permita tener la conciencia tranquila de lo que va a difundir a la sociedad. Es un anhelo.

                                            El mísero “cuatrienio” de la gestión macrista, ha dejado una Argentina arrasada, empobrecida,  endeudada sin pudor y hasta los huesos;  una vez más el peronismo viene a salvar y poner de nuevo en su lugar todos los derechos que han sido despojados y saqueados por el gobierno de Cambiemos y que nunca debió ocurrir; pero eso ya es otra historia.

                                         Mientras tanto en nuestra “Hermosa Formosa”,  en el gobierno provincial, nadie sale de vacaciones y, como todos los años lo viene haciendo, ha instrumentado todos los mecanismos necesarios para acompañar e implementar las nuevas políticas nacionales aquí a lo largo y ancho del territorio: prioritario, la cuestión social y atención a los sectores más vulnerables, en salud y alimentaria.  Inauguración y entrega de varias obras públicas realizadas con fondos y recursos del Estado Provincial y que fueran paralizadas por Macri; se continúa con el “Plan Nutrir”, atenciones médicas y vacunaciones en toda la provincia; promoción del turismo en todo su esplendor; entrega de juguetes en todas las escuelas; revolucionaria y multitudinaria participación de niños en el Parque Acuático y el Paraíso de los Niños; Colonia de Vacaciones Municipal local y en otras localidades del interior; en fin, sería largo de ennumerar todas las acciones para y en beneficio del pueblo formoseño; pero debemos estar atentos y firmes para contrarrestar y defender éste modelo de gobierno nacional y  provincial, ambos enfocados y abocados a atender y resolver todos y  cada uno de los problemas que nos han dejado la triste,  lamentable y definitivamente la última gestión de Mauricio Macri y sus aliados de Cambiemos: ellos devastaron todo.

                                     Sin prisa, pero sin pausa, la restauración de los derechos sociales, poner en marcha la economía argentina, atención a los sectores más castigados por el gobierno macrista, reactivación del consumo, poner en marcha a las Pymes y el desarrollo productivo, son el norte y la dura tarea que tiene el nuevo gobierno nacional y popular puesto por el voto de la gente. Paciencia, tolerancia, solidaridad y firmeza, son las virtudes que debemos cultivar en este proceso iniciado el 10 de diciembre que ya pasó.

Es mi Opinión.-

                                         Víctor Pereira.

Mail: pereiravictorantonio@gmail.com

 

                                        

 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
100%
Indiferencia

Comentarios