LA VOZ DE SEMBRADORES DE AMOR

Rodi Viciconte: de Formosa para el mundo, un referente local de la música vallenata

De visita en los estudios de La Voz, este músico con todas las letras nos invitó a repasar grandes éxitos de ese género autóctono de la región Caribe de Colombia y que ha ganado tanta popularidad en el mundo entero, además de comentar su experiencia con el grupo musical que formó desde el C5.
miércoles, 09 de octubre de 2019 · 12:42

Dicho por él mismo, Rodolfo Viciconte es un artista de alma. Admirador de Carlos Vives, a quien considera un referente porque asegura logró romper barreras metiéndose en mercados en los que nunca antes otros exponentes habían llegado, hizo un repaso por la carrera que lo llevó a pisar diferentes escenarios, de los cuales hoy se encuentra alejado.

Rodolfo cantó desde siempre, pero con el paso de los años lo fue tomando con más seriedad. Así es que empezó a formarse. Hoy, además de cantar se da el lujo de ser uno de los artistas formoseños más completos, ya que toca diferentes instrumentos. Eso le permitió, inclusive, acompañar y sumarse a otros artistas totalmente diferentes.

Sobre si piensa en volver a los escenarios, sostuvo que tanto él como su esposa, quien supo ser su corista, y los demás músicos están con todas las ganas y con toda la energía para volver a unirse y armar de nuevo aquel grupo con el que llegaron conquistar el corazón del público “Sembradores de Amor”, autor de canciones como “El Amigo que se fue” y “Una tarde de Junio”.

“Con Sembradores de Amor tuvimos un gran alcance, en capital llegamos a tocar en varios lugares importantes. Tuvimos la posibilidad de conquistar un gran sueño que fue la presentación de nuestro disco con músicas propias y de otros intérpretes, en un tiempo en el que venían muchos grupos del género a Formosa. Lo pudimos presentar de la mano del amigo Pablo Irala en ese momento. Con él conseguimos grabarlo y lanzarlo, en un momento donde todo era más complicado. Hoy es un poco más fácil. Los medios lo hacen más fácil todo. Pero aun en ese periodo complicado llegamos a otros lugares, tocamos en diferentes escenarios en la ciudad, en el interior e incluso en la República del Paraguay”.

“Los años pasaron y algunos de los que fueron mis músicos no están en Formosa,  otros están activos en bandas musicales con las que tienen un compromiso y yo no me dedico hoy en día a la música, tengo mi actividad laboral, y me dedico a eso, al negocio y a mi familia. Quizás por eso es que aún no nos sentamos a hablar de la posibilidad de volver a juntarnos. Pero la música siempre está”.

Rodolfo, a quien en el barrio lo vieron crecer cantando junto a otros vecinos, exploro y aprendió, mirando, a tocar la guitarra. Tiempo después estudio. Y fue más allá: logro domar otros instrumentos como el acordeón,  el bajo, la percusión y el teclado, porque asegura “cuando uno siente la música de alma se le hace más fácil agarrar los instrumentos musicales”.

Amante del estilo vallenato o folclore colombiano, sostiene que este género arrastra todo lo que puede arrastrar el folclore argentino. En las letras se puede sentir el romanticismo. Y para él también significa amor, ya que así, cantando vallenatos es como enamoró a su esposa.

“Siempre canté este estilo de música. Pero siempre también el público pide que vaya por otro género. A la hora de compartir en familia no te podes quedar con una sola cosa. Acompañé en varias oportunidades a grupos a cantar folclore, que también es algo que me gusta mucho”.

Hoy Rodolfo no descarta la posibilidad de que pueda volver a reunir a su banda, que vuelvan a pisar escenarios. Que la música los lleve a diferentes lugares. Se abraza a ese sueño, como ya lo hizo alguna vez. Mientras nos deleita con ese canto, ese estilo y esa voz tan particular. Un gran artista, y un género propio: el vallenato formoseño.

57%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
42%
Indiferencia

Comentarios